Dress The Soul

Dos caminos

En la vida hay dos caminos, siempre tenemos dos opciones.

Hace poco fue Semana Santa, en la que recordamos la muerte de nuestro Señor Jesús en la cruz y celebramos su resurrección; vi como esto es una realidad. Me sorprendió ver como en la cruz, dos personas, al lado de Jesús, bajo las mismas circunstancias, teniendo la misma oportunidad, teniendo antecedentes similares, en la misma condición, siendo ladrones y condenados a muerte, en el mismo lugar, a la misma distancia de Jesús, tomaron caminos diferentes.

Lo podemos encontrar en Lucas 23:32-43

Uno de ellos empieza a burlarse de Jesús, lo insulta, le reclama, se va con la finta junto con todos los demás que estaban ahí, seguramente estaba enojado, sufriendo, no se la pasaba bonito; pero el otro, estaba igual que él y decidió algo diferente. Tomo el otro camino, reconoció a Jesús, vio a Dios en ese momento, e hizo algo que le cambio la vida para siempre, bueno también le cambio la muerte para siempre.

Si, le dijo a Jesús “acuérdate de mí”, en esa frase muestra su arrepentimiento y la fe en el Hijo de Dios. Pasó de condenación y muerte a vida eterna con Jesús. Tomo el camino que cambió su vida y su muerte para siempre.

Ahora imagínate a Jesús, en ese mismo momento, Dios le concedió ver el milagro de la vida eterna en alguien a su lado. Ese hombre es la primera evidencia de que al morir si creemos en Jesús, nos vamos directo al cielo.

Y ahí estaba viendo el primer resultado de su muerte en la cruz, alguien salvado por gracia, por amor, por fe. Si, la fe de ese hombre que decidió creer en Jesús. Su vida cambio para siempre.

Hoy tú y yo, tenemos dos opciones, dos caminos, podemos tomar uno u otro, el que lleva a la vida eterna o el que lleva a la muerte eterna.

Seamos como el que escogió la vida. Sí, atrévete a creer en el Hijo de Dios, atrévete a pedirle a Él por tu vida eterna, y decide cambiar el rumbo de tu vida para siempre.

Cecilia López de Ordóñez

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply